• Síguenos en nuestras redes sociales

Técnicas De Coaching A Través Del Dibujo

16 Oct, 2017

Técnicas De Coaching A Través Del Dibujo

Hoy te voy a contar tres técnicas que puedes usar con un cliente al que le guste dibujar.

Están inspiradas en el artículo “A quick beginner’s guide to drawing”, de Ralph Ammer, en Medium, que no tiene nada que ver con coaching y sí con el dibujo.

El método habitual del trabajo de un Coach es realizar preguntas poderosas al cliente para permitirle reflexionar sobre su situación actual, sus opciones o su objetivo. También es nuestra labor lo que llamamos “hablar el lenguaje del cliente”, que consiste básicamente en adaptarnos a la forma que tiene de ver, oir y sentir las cosas. Si le gusta el fútbol, ponle ejemplos o metáforas de ese deporte aplicables a su situación; si prefiere la música, letras de canciones o lo que dijo o hizo algún compositor o intérprete pueden ser de ayuda para ayudarle a reflexionar. Los tres ejemplos de hoy se pueden utilizar con un cliente al que le guste dibujar o pintar o que utilice los garabatos para explicar cosas… Vamos, como yo. Coge un papel y lápiz y vamos allá.

Primera técnica

La primera técnica se llama Círculos. Pídele al cliente que dibuje círculos dentro de un rectángulo hasta que esté lleno. El tamaño de los círculos no importa. Los círculos no se tocan unos a otros ni tocan los bordes del rectángulo

El cliente dibuja círculos más o menos grandes y cuando dice “ya está” y desiste, se le pide que continúe rellenando el rectángulo con círculos más pequeños. Tiene que dibujar al menos el doble de los que ya ha dibujado. Cuando termine, se le pregunta si se dio cuenta que siempre hay sitio para más, que al pedirle que siga dibujando, “mágicamente” aparecen nuevas zonas más pequeñas en las que no se había fijado. En la vida, cuando se fuerza uno a ir más allá a pesar de que tenga la sensación de estar al máximo, se encuentran huecos u oportunidades en las que no había reparado porque no se tenía la perspectiva adecuada.

Truco: Si tenemos un cliente muy concienzudo y ya desde el principio lo llena todo con circulos pequeños, se puede reconducir la técnica pidiéndole que dibuje nuevos círculos, muy muy pequeños, dentro de los ya dibujados.

Segunda técnica

La segunda técnica se llama Paralelas. Se dibujan unas figuras cerradas al azar en el papel y se le pide que las rellene con líneas paralelas entre sí. Importante: no se puede girar el papel.

El cliente hará probablemente las paralelas más fáciles para su mano, que tendrán inclinación a derecha o izquierda según sea diestro o zurdo. Se le pide, tras llenar dos o tres figuras, que cambie el ángulo de las líneas y note cómo se siente. Se le puede forzar amablemente a que use los ángulos más difíciles para la mano.

Se le pregunta cuál le resultó más fácil y por qué. Se habla de la zona de confort, la conocida, la que permite mover la mano de forma natural y sin mucho esfuerzo, y que cuando intentamos usar otros ángulos, cuesta y duele, y quizá las líneas no queden tan perfectamente paralelas. Salir de la zona de confort supone esforzarnos por hacer las cosas de otra manera, de una manera que nunca hemos hecho. Y quizá, además de permitirnos aprender, descubramos que nos gusta tanto o más que lo que ya conocemos.

Tercera técnica

La tercera técnica se llama Tu mano. Se le pide que dibuje un dedo de su otra mano, la que no usa para dibujar. Que se fije en las arrugas pequeñas, en las luces y sombras, en las manchas o marcas que haya y trate de reproducirlas.

Es difícil. Se trata de tu mano, está siempre contigo. ¿La habías observado así antes? ¿Conocías todas esas arrugas y marcas y zonas claras y oscuras? ¿Todas? Se trata de explicar que apenas nos conocemos a nosotros mismos, aunque pensemos que sí, y que es necesaria una observación cuidadosa y atenta para saber cómo somos. Es necesario tiempo y paciencia y ser totalmente objetivo, las arrugas que hay son las que hay, no las podemos ocultar ni ignorar porque somos nosotros, tal cual. Las arrugas las han ido formando la vida que tenemos. Cuando nacimos, apenas teníamos marcas en la piel, ahora está llena de ellas. Y esas arrugas dependen de nuestra alimentación e hidratación, del sitio donde vivimos, de si nos gusta el sol o la sombra, de si usamos cremas o nos lavamos frecuentemente, de los accidentes y caídas que tuvimos de pequeños…, de nuestra vida en general. Lo que fuimos en el pasado marca lo que somos en el presente. Cambiando el presente podemos cambiar lo que seremos en el futuro.

Estos son solo tres ejemplos de utilización de las técnicas. Estoy seguro que tu creatividad e imaginación como Coach hará que puedas usarlas de otras maneras y en otras situaciones.

¿Has tenido alguna vez un cliente al que le guste dibujar? ¿Cómo hiciste para “hablar su lenguaje”?

Opt In Image
Suscríbete a nuestro boletín gratuito

Nos comprometemos a desafiarte cada martes, a impulsar tu crecimiento y a hacer de tu éxito nuestro objetivo. Quédate a comprobarlo...

Photo

Juan Carlos Menéndez Juez

Tu vida puede cambiar a mejor. A mucho mejor. Alcanzar metas que parecían no estar a tu alcance es no sólo posible sino altamente probable. Quiero acompañarte en este proceso emocionante. La combinación de conocimientos técnicos y tecnológicos con int...

Publicar una respuesta

*


X
- Enter Your Location -
- or -