• Síguenos en nuestras redes sociales

Cómo Dejar De Sufrir Por Las Injusticias De Tu Vida

12 Jul, 2018

Cómo Dejar De Sufrir Por Las Injusticias De Tu Vida

¡Hola! Yo soy Sandra Burgos, esto es 30K Coaching y hoy voy a compartir contigo algunas estrategias para, poco a poco, ir dejando de sufrir por las injusticias que hay en tu vida.

Si te apasiona el coaching y el mundo del desarrollo personal, suscríbete. Tengo cosas maravillosas que compartir contigo.

Hay un dicho popular que versa así:

Si el mundo estuviera organizado de modo que todo tuviera que ser justo, no habría criatura viviente que pudiera sobrevivir si un solo día. A los pájaros se les prohibiría comer gusanos, y habría que atender a los intereses personales de todos los seres humanos.

Tal vez me hayas oído hablar alguna vez del escritor que un día cambió mi vida. Wayne Dyer, el autor de libros transformacionales como mi favorito: Tus zonas erróneas. Te dejaré el enlace en la caja de información por si quieres arriesgarte a que también cambie tu vida.

Dyer decía que estamos condicionados a buscar justicia en esta vida; y cuando no la conseguimos, sentimos enfado, ansiedad o frustración. Sin embargo, la justicia nunca ha existido y jamás existirá. Tú puedes escoger ser feliz o ser desgraciado, pero esta elección nada tiene que ver con la falta de justicia que veas a tu alrededor. Dyer declara que, ante una injusticia, tenemos dos posibilidades: cambiarla o aceptarla. Pero resistirnos y dedicarnos a quejarnos y autocompadecernos es la tercer opción que no va a beneficiar absolutamente a nadie.

Estas son las estrategias que recomienda Wayne Dyer para dejar de sufrir por las injusticias de nuestra vida:

  1. Confecciona una lista de todo lo que en tu mundo te parece injusto. Usa tu lista como guía para una acción personal eficiente. Hazte a ti mismo esta pregunta importante: “¿Desaparecerán las desigualdades por que a mí me perturben?”. Obviamente no. Atacar el pensamiento erróneo que te produce malestar es una buena manera de empezar a huir de la trampa de la justicia.
  2. Cuando te descubras a ti mismo diciendo “¿Acaso te haría yo eso a ti?” o cualquiera de las frases de ese tipo, cámbiala por “Tú eres distinto a mí, aunque yo encuentro difícil aceptarlo ahora mismo”. Esto logrará abrir en vez de cerrar la comunicación entre tú y la otra persona.
  3. Empieza a pensar que tu vida emocional es independiente de lo que haga cualquier otra persona. Esto te librará del dolor que sientes cuando la gente se comporta de una manera distinta a la que tú quisieras.
  4. Cambia la frase “No es justo” por “Es una lástima” o “Yo preferiría…”. Así, en vez de tratar de que el mundo sea diferente a lo que es, empezarás a aceptar la realidad, aunque no necesariamente a aprobarla o estar de acuerdo con ella.
  5. Elimina las referencias externas de comparación. Ten tus propias metas, independientemente de lo que hagan los demás. Proponte hacer lo que tú quieres hacer sin referirte a lo que otros hagan o no hagan.
  6. Corrígete a ti mismo en voz alta cuando uses frases como “Yo siempre te llamo cuando voy a llegar tarde, ¿por qué no me llamaste tú a mí?”. Así eliminarás la noción errónea de que el motiva que tiene la otra persona para llamarte es parecerse a ti.
  7. En vez de pagarle a alguien por algo, como por ejemplo llevando una botella de vino o un regalo a una fiesta, espera hasta que un día tengas ganas y entonces le mandas una botella de vino con una nota que diga: “Simplemente porque creo que eres una gran persona”. No hay ninguna necesidad de mantener en orden las cuentas intercambiando mercancías; haz simplemente algo agradable porque tienes ganas y no porque la ocasión te lo exige.
  8. Gasta la cantidad de dinero que tú quieras en un regalo sin dejarte influenciar por lo que se gastó en ti. Elimina las invitaciones que haces por obligación. Decide a quiénes vas a ver por motivos internos en vez de externos.
  9. Decide tú mismo cuáles serán las normas de conducta que regirán tu comportamiento en el seno de tu familia, basándote en lo que tú consideras que es lo apropiado para ti.
  10. Recuerda que la venganza es simplemente otra manera de ser controlado por los demás. Haz lo que tú, y no ellos, decidas que es conveniente para ti.

Estas son sólo unas cuantas sugerencias que Dyer nos da como principio para ayudarnos a ser más felices deshaciéndonos de la necesidad de compararnos con otros. La justicia no es lo que cuenta, sino lo que tú haces al respecto: actuar, aceptar o lamentarte.

Pásate ahora por la sección de comentarios y cuéntame: ¿sueles ser una persona que se queja constantemente por todo lo que no es justo en su vida? Si es así, ¿por qué estrategia vas a comenzar tu transformación? Quiero saberlo, de verdad.

Si te ha gustado este vídeo, haz click en “me gusta” y compártelo en tus redes sociales. Y si quieres recibir más entrenamientos como este, cada martes, en tu correo electrónico, suscríbete gratis a mi boletín semanal en http://www.30kcoaching.com/lista

Recuerda que tienes a tu alcance mucho más de lo necesario para ser feliz. ¡La decisión es tuya!

Opt In Image
Suscríbete a nuestro boletín gratuito

Nos comprometemos a desafiarte cada martes, a impulsar tu crecimiento y a hacer de tu éxito nuestro objetivo. Quédate a comprobarlo...

Photo

Sandra Burgos

Formación universitaria de base de tipo pedagógico (Diplomatura en Educación Social y Licenciatura enPedagogía); formación de postgrado en materia de educación, coaching y orientación (Master en Procesos de Form...

1 comment

  1. Muy útil Sandra, yo tengo ese libro, pero me agobio tratando de retener toda la informacion y asimilarlo…creo que si pudiera asimilar esta parte sería un gran peso el que me quitaría.

Publicar una respuesta

*


X
- Enter Your Location -
- or -